La estructuración del material se realiza conforme a las divisiones provinciales actuales. Somos conscientes de que tal estructura puede recibir la crítica de su no adaptación al marco político de la época medieval, pero nos pareció la más cómoda metodológicamente y la más accesible cara al lector potencial de la obra, no necesariamente familiarizado con las fronteras políticas de España en los siglos XI al XIII.
 
A la hora de estructurar los datos dentro de cada uno de los volúmenes se siguió una agrupación geográfica comarcal cuando ésta aparecía como lógica, manteniéndose el orden alfabético tanto dentro de estos casos como en los otros.